header2

EL CARNAVAL DE GUAYMAS

La referencia más antigua del carnaval en Sonora la encontramos en un libro llamado: “Descripción Política, física, moral y comercial del departamento de sonora en la republica mexicana”.- Escrito por  Don Vicente Calvo en 1843 dicho libro en la pagina 167 dice: “Las diversiones del Carnaval en Sonora, tienen mucha analogía con sus carácter franco y natural, hay gente que durante todo el año, se ocupan en guardar cascarillas vacías de huevos para usarlas en época de Carnaval, las llenan de papelillos de colores y tapan la abertura con cera, se proveen de un canasto de estos huevos y los arrojan a todos los que se encuentran en las calles. En las noches se reúnen en los bailes embarrados de harina y bailan desenfrenadamente hasta el amanecer todos los días de carnaval. En dicho relato encontramos que ya en 1843, están en uso costumbres que son intrínsecas del Carnaval y que en la actualidad  aun están vigentes. (Cascarones, bailes desenfrenados, etc., etc.)


ORGANIZACION: En el periódico “La Constitución” publicado en Hermosillo, en la edición del viernes 17 de febrero de 1888, en su página 2 dice: En medio del mayor entusiasmo pasaron los días de carnaval en Guaymas, en el puerto, estuvieron preparando la fiesta con alguna anticipación y tuvo su verificativo de una manera brillante, hubo juegos de cascarones y cartuchos de harina, desfile, Reina, Rey, baile de fantasía y otros bailes en la plaza principal. Es en esos años cuando entra al Carnaval, un elemento más: la organización que aunque le quita la fiesta, un poco el sabor de la espontaneidad, le da en cambio, la seguridad de la continuidad.

 

“QUEMA O ENTIERRO DEL MAL HUMOR” (Rito necesario para dar paso a la alegría)

 

Aunque tenemos claro que dicho rito debió haber nacido al mismo tiempo que el carnaval la evidencia más antigua la encontramos en el periódico “El Mundo” de publicación daría de la ciudad de México y que en su edición número 885 del día domingo 19 de Febrero de 1899 relata:

 

Carnaval en Guaymas”.- “El Sábado por la noche se verificó el entierro del Mal Humor con toda la pompa y “solemnidad” necesaria. Organizoce una procesión, compuesta de los más entusiastas, quienes precedidos de la banda Guillén llevaban teas encendidas; tras estos iban otros en carruajes y el pueblo iba engrosando la procesión a medida que ésta avanzaba. No parece sino que no hubo que enterrar” pues desde que empezó dicha procesión se noto el más vivo entusiasmo; Gritos, vivas, aplausos, dianas, cohetes, etc., etc., indicaban que los presentes no tenían ni pizca de Mal Humor que enterrar. De todo este relato hay que resaltar la frase que dice “y el pueblo iba engrosando la procesión” Dato inequívoco de la participación del pueblo en el carnaval ya desde entonces.

 

En la misma edición de dicho periódico; al relatar el desfile de carros alegóricos, notamos ya el gusto por la fantasía en el vestuario y el gusto por representar paródias (p.ej. el carro “Tetabiate y su estado mayor”) Predilecciones éstas que con el tiempo se transformarían en las comparsas de fantasía y chuscas.

 

También encontramos en este relato tan completo del desfile de 1899; algo que nos llamó la atención lo transcribimos textualmente: “Carro Cantina Ambulante”, sus ocupantes iban bien “Armados” de varias barricas de cerveza la cual repartían generosamente al publico” ¡Y TODO ESO EN 1899!

 

En 1909; La Srita. María Tapia Monteverde se convierte en Reina del Carnaval, quien se casa en 1916 con el Gral. Álvaro Obregón, y al ser electo el General Presidente de la Republica en 1920, su esposa María Tapia M. pasa a ser la 1ª Dama de la nación. ¡UNA REINA DEL CARNAVAL DE GUAYMAS PRIMERA DAMA DE MEXICO!

 

Llega la revolución mexicana y Lily Martínez Reina de 1912, luce en el Carnaval Genuina corona de oro y piedras preciosas (Tal vez caso único en los carnavales del mundo). En esa segunda Década del siglo XX; el carnaval se sigue celebrando casi todos los años, con casi todos los ritos, sin perder su esencia y su verdadero significativo, que en esos años tan aciagos eran tan necesarios.

 

Ya en los años veintes, el carnaval se viste de nuevo de Oropel y juzga necesario adquirir nuevos ritos que enriquezcan aun más su tradición. Y es así que en 1927 se elige por primera vez: PRINCESA DE CARNAVAL, es también ese año cuando se celebra por primera vez, BAILE INFANTIL DE FANTASIA con elección de reyes. Dicho baile se celebró el domingo siguiente al Carnaval (en lo que se llamaba “Carnaval Chiquito” que ya para 1927 tenía varios años celebrándose aunque No Infantil si no como un eco del Carnaval “grande” para pagar deudas contraídas en la organización de la fiesta.

 

A partir de ese año, el “Carnaval Chaquito”, seria exclusivamente infantil con participaciones esporádicas en el Carnaval “Grande” tratando de ganarse un lugar hasta que en 1978 el carnaval infantil logra situarse definitivamente en la fiesta. Ya para ese entonces, el “Carnaval Chiquito” (No Infantil) había tomando nuevos rumbos estableciéndose en los clubes de Café de señoras de Guaymas, y en las poblaciones aledañas al puerto. Aunque en estas últimas los festejos son de 3 días, y se llaman CARNAVALITOS.

 

Llegan los depresivos años treinta y aunque en algunos años de esa década; se ausentan del carnaval los ritos de elección de Corte Real y desfile; es sin embargo que a fines de esa década se incorpora a la fiesta un evento que al paso de los años se convertiría en uno de los más importantes y significativos del Carnaval: “LA CEREMONIA DE CORONACIÓN DE LA REINA”. En los años de la 2ª Guerra Mundial desaparece el título de Rey, siendo el último el de 1942.

 

En 1945 entra el Carnaval a su etapa más crítica, teniendo que enfrentar diversos embates como: encuestas amañadas acerca de su popularidad; comparaciones desventajosas con otras fiestas, y sobre todo críticas y censura a las actividades propias del Carnaval, ignorando así su Verdadera esencia de transgresor; es en esos años(de los cuarentas a los cincuentas) cuando el Carnaval demuestra su verdadero sentido de tradición de más de cien años, y logra salir airosos, retomando en 1957 su camino y dejando a un lado a otras “Tradiciones” que al parecer demostraron que no lo eran tanto.

 

Es en esos años cincuentas cuando entran al carnaval lo que se convertirían en el alma de la fiesta: “Las Comparsas”. Las primeras en participar son las “Chuscas” (típicas del Carnaval de Guaymas).- A fines de los 70’s aparecen las comparsas de “Fantasía de vestuario” y a principios de los 90’s las comparsas “Coreográficas”.

 

Es también en los 50’s cuando el carnaval incorpora a su entorno las “Manifestaciones” que son desfiles que se hacen antes de la fiesta para dar a conocer los preparativos y a los diversos contendientes por los próximos reinados.

 

En 1963, el contingente, Reina y Princesa de el segundo California; Ciudad Hermana de Guaymas participa por 1ª vez en Carnaval (Desde 1994 lo hace el comité de Guaymas - Mesa Arizona y Santa Rosalía B.C.S en 2005).

 

A principio de los 60’s las “Batangas” (plataformas rodantes y que desfilaban con música y personas arriba bailando) cuando terminaban los desfiles las “Batangas” eran estacionadas alrededor de la plaza 13 de Julio y del Palacio Municipal; todavía con música y gente bailando arriba pero al no caber tanta gente arriba, se hizo necesario bailar en la calle (debajo de la batanga) provocando así algo primordial del Carnaval: “EL BAILE EN LAS CALLES”, con el tiempo al desaparecer las “Batangas”, los directivos del Carnaval en turno, juzgaron necesario, instalar música y templetes en las calles para tal fin.

 

En 1965, el Carnaval de Guaymas, vuelve los ojos hacia los carnavales antiquísimos de Europa y adopta uno de los ritos intrínsecos del Carnaval: La elección de Rey Feo, cuya coronación (antecedida por la quema del mal humor) da inicio a las fiestas.

 

Los primeros Juegos Florales del Carnaval se desarrollan en 1968 y de ahí en adelante, se celebran esporádicamente, siendo a partir de 1998 cuando su celebración es continua, adquiriendo en los últimos años gran popularidad.

 

Hasta 1974, el travestismo en carnaval; había tenido participación algo “discreta” pero es en 1975, cuando a raíz de la difusión a nivel nacional del evento realizado en el salón Montecarlo, cuando el travestismo se sitúa en un lugar preferente demostrando así ser una de las genuinas esencias del Carnaval. 

 

En 1976 se le pone tema al Carnaval por primera vez.- Siendo una costumbre ininterrumpida desde 1991.

 

En 2005 se designa por 1ª vez Mariscal del Desfile.

 

El Carnaval de Guaymas, ha sobrevivido más de 150 años, debido a que ha sabido cambiar con las épocas y ha transgredido solo reglas y rituales existentes; inclusive, las mismas críticas y censuras le dan su valía como transgresor.

 

Uno de los requisitos para un buen Carnaval es precisamente: Transgresión de reglas existentes; sobre todo en un espacio corto de tiempo. Un Carnaval Eterno no funcionaria, porque es necesario todo un año de reglas para que se goce con la transgresión (aunque sea momentáneamente).

 

 

Resumiendo: El carnaval es para hacer lo que no se hace durante todo el año, y si se transgede alguna regla: “EL GOCE ES MAYOR”.